En medio de la preocupación por la suba de casos de coronavirus en los últimos días y la advertencia del presidente Alberto Fernández para que “no jueguen con fuego”, desde el Gobierno nacional descartaron, por el momento, dar marcha atrás con la temporada de verano.

“No está en el abanico de opciones suspender la temporada de verano”, explicó el ministro de Turismo Matías Lammens, quien descartó esta eventual medida para frenar el aumento de contagios de coronavirus. Sin embargo, manifestó que hay “preocupación” por los casos de Covid-19, en especial en los jóvenes, y que para eso aumentaron los controles para verificar el cumplimiento de protocolos y evitar fiestas clandestinas en la Costa Atlántica.

“Los intendentes ven la situación con mucha preocupación porque una temporada de verano fallida le puede repercutir en sus economías”, reconoció el ministro, aunque evitó hablar del fin de la temporada, como alunas versiones periodísticas lo indicaban.

En ese sentido, el funcionario dijo que en la última charla con su par de Salud, Ginés González García, “no evaluaron” esta posibilidad, aunque admitió que hay “preocupación” por el ritmo de aumento de casos. “No tenemos que dejar de cuidarnos nunca”, pidió.

En diálogo con Radio 10, Lammens analizó los primeros impactos de la temporada de verano: Es una temporada diferente, pero viene siendo buena en estos primeros días. Más de 2 millones de turistas salieron el fin de semana de Año Nuevo”.